Referencias y sitios de interés. 

1. Cano, Vindel, A. 2002. 

Síntomas que puede provocar el estrés laboral


2. Slipak, O. (1996).

Estrés laboral.

Estrés laboral

Mundo globalizado, grandes urbes y altas poblaciones: futuros económicos inciertos, competencia desmedida, paradigmas mediáticos moldeando nuestras aspiraciones... El término “estrés” es frecuentemente escuchado, es importante detenernos y aclarar que un nivel moderado de estrés le ayuda a la persona a activarse y a responder a los estímulos del entorno, sin embargo, el estrés en grandes cantidades o por periodos prolongados ENFERMA, trayendo consecuencias negativas la salud física y emocional. La reacción más frecuente cuando nos encontramos sometidos a una reacción de estrés es la ansiedad.  Los síntomas de ansiedad más frecuentes son 1:

    

 

 Existen factores individuales y organizacionales que interactúan para que se presente el estrés laboral. Los factores organizacionales tienen que ver con todas aquellas responsabilidades de seguridad, sanidad y bienestar del lugar de trabajo.  La Organización Internacional del Trabajo (OIT) sostiene que “las empresas que ayuden a sus empleados a hacer frente al estrés y reorganicen con cuidado el ambiente de trabajo, en función de las aptitudes y las aspiraciones humanas, tienen más posibilidades de lograr ventajas competitivas” 2 
 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el estrés laboral como: “un patrón de reacciones psicológicas, cognitivas y conductuales que se dan cuando los trabajadores enfrentan exigencias ocupacionales que no corresponden a su conocimiento, destrezas o habilidades”. 

En términos generales se puede decir que los aspectos individuales están, de cierta forma, bajo el control de las personas. Mucho depende de la manera en la que la persona interpreta los eventos que suceden a su alrededor... La interpretación que haces de tal o cual evento te lleva a sentirte de una manera en específico y a actuar en consecuencia. 

Algunos factores que te hacen vulnerable al estrés son:

  •   Perfeccionismo y carencia de asertividad. 
  •   Sobrecarga de trabajo o ausencia de trabajo.                       
  •   Trabajo rutinario, por el que no te sientes motivado o estimulado.
  •    Un clima laboral desfavorable. 
  •    Un equipo de trabajo reducido en comparación de la cantidad de actividades por realizar.                                                                              
  •    Confusión de roles o líneas de equipo de mando.
  •    Competencia desmedida, un equipo de trabajo poco afianzado.
  •    Incertidumbre laboral.
  •    Horarios extensos. 

Recomendaciones generales para combatir el estrés: 

  • No pierdas de vista tu proyecto de vida, tus motivaciones. Dale sentido a las           actividades que realizas. 
  • Conoce más acerca del lugar donde trabajas, ¿cuál es su misión?, ¿cuál es su          visión?, etc. 
  •  Haz una lista de tus prioridades que te permita organizar mejor tus                  actividades.
  • No dejes que el trabajo se acumule, porque en caso de alguna actividad           extraordinaria te sentirás muy presionado.
  • En la medida de tus posibilidades controla las actividades de tu área de trabajo  y la forma como las realizas.
  • Si tu horario de trabajo te lo permite, toma breves descansos.
  •  Realiza las actividades de mayor dificultad o que requieran de mayor           concentración para las primeras horas del día, que es cuando estás más                 despierto. 
  • Si te sientes demasiado saturado es preferible hacer un alto en tus actividades         para tomar un respiro (sal unos minutos o cambia de entorno), de lo contrario puedes cometer algunos errores, reducir tu capacidad de respuesta o disminuir tu creatividad para solucionar problemas.
  •   Utiliza tu tiempo libre en actividades que disfrutes y algunas otras como: 

              1.      Salir a dar un paseo al parque más cercano a tu domicilio

              2.      Tomar clases de yoga, tai chi, meditación (aprende técnicas de                                   respiración profunda).

             3.      Convive con tus seres queridos; juega con tus hijos, pasea a tu                               mascota. 

  • Practica ejercicio aeróbico (nadar, correr, andar en bicicleta) diariamente, o mínimo 3 veces a la semana. 
  • Duerme bien (aproximadamente 8 hrs diarias).
  • No abuses del alcohol, el tabaco o el café. 

La clave está en encontrar el equilibrio. A continuación te presentamos un Cuestionario de la OIT que te ayudará a determinar tus niveles de estrés laboral, si notas síntomas de gran intensidad y/o gran recurrencia no dudes en acudir con un especialista.

Tu salud es prioridad.